50 cosas que (más) me sacan de quicio (Vol.2: Cosas de chicas)

[Aviso a navegantes: Esta entrada incluye información no pertinente para la audiencia masculina, así que si eres un hombre, quizá deberías dejar de leer, or enter at your own risk…!]

44# La lluvia y la peluquería (y no es una peli de Polansky).

Al igual que la probabilidad de lluvia es directamente proporcional a la proximidad de tu última visita al auto lavado, acudir a la peluquería para que te hagan un alisado a conciencia (de esos que sólo manos experimentadas y luxadas por el manejo del cepillo pueden conseguir) es casi lo mismo que ponerse un penacho de plumas y empezar a entonar cánticos al ritmo de los tambores.

Mi teoría de porqué en las bodas suele llover siempre es que la culpa es de las mujeres que han ido a la peluquería el día antes (tampoco ayuda que todas llevemos unos zapatitos carísimos, incomodísimos y forradísimos en raso que ni Luis XIV se atrevería a llevar a no ser que lo fueran a transportar bajo palio).

De la lluvia (o simplemente humedad, razón por la que los paraguas son inútiles en tales circunstancias) al encrespamiento sólo hay un paso, así que sólo nos queda esperar a que la moda capilar Furby empiece a considerarse “absolutamente moderna” para poder relajarnos a la salida de iglesias y juzgados y dejemos de tratar a nuestros hombres como al chófer de paseando a Mis Daisy.

43# La visita inoportuna

¿Soy yo la única, o es imposible salir de vacaciones, acudir a algún evento especial o tener una cena romántica sin paracer la reponedora del súper en el pasillo de los tampones?

¿Hay alguna relación entre este hecho y la “coincidencia” en la duración del ciclo menstrual y el lunar, en ambos casos de 28 días?

¿No es para ponerse de muy mala leche pensar que el día que ya no tengamos que esperar “visitas inoportunas” será porque estemos menopaúsicas?

¿Todas estas elucubraciones no serán motivo de desajustes hormonales y del SPM?

Ahí lo dejo…

42# Las compras no son una ciencia exacta.

Si vas por la calle con prisa de camino a una gestión (o como decían los padres, a hacer un recado) o es un festivo y las tiendas están cerradas, toda la ropa, zapatos y complementos que veas en los escaparates te parecerían ideales y te lo comprarías todo todo TODO.

Ahora bien, si vas de compras oficiales la cosa cambia. Primero porque todo aquello que el otro día te parecía tan mono, visto de cerca es de una calidad pésima y parece proceder del mismísimo polígono industrial Cobo Calleja.

Después, porque lo de que tu talla esté disponible ya es harina de otros costal. Yo creo que en el Zara hay un chica que se encarga de anticiparse a ti por la tienda y a esconder las prendas de tu talla porque si no no se explica que si tienes la 40, todo lo que quede sea de la 34 (¿pero eso existe? sí, pero hay que llevar los riñones en el bolso…) a la 38. Pero que si usas la 38 sólo encuentres tallas superiores.

Una última cosa: lo de poner en los probadores esa luz fluorescente que sienta como el culo y que resalta todas y cada una de las taras genéticas que te han sido legadas ¿es por joder? Porque si es así, que pongan espejos deformantes de esos que te hacen parecer un hipopótamo después de navidades con más bigote que el Zar de Todas las Rusias y nos dejamos de tonterías…

41# Ser mujer es muy caro (y ocupa mogollón de espacio en el baño)

Limpiadora, tónico, hidratante, nutritiva, contorno de ojos, exfoliante, mascarilla, anticelulítica, autobronceador, depilatorio, decolorante, antiojeras, base de maquillaje, polvos sueltos, máscara de pestañas, colorete, barras de labios, sombras de ojos, rizador de pestañas, lápices de ojos y de labios, lacas de uñas, quitaesmaltes, limas de uñas, pinzas de depilar, espejo de aumento, quitacutículas, plancha alisadora, laca, espuma, fijador… ¡Y eso son sólo básicos!

Las mujeres no podemos permitirnos el lujo de tener unos talones agrietados, unos codos resecos, unos labios que no sean tan jugosos como un fresón de Huelva, una piel tan libre de vello como un huevo duro, unas axilas (el equivalente femenino a sobacos) que no estén bonitas!!!

Y todo esto, hermanas, nos sale por un pastón, así que cuando un hombre nos invita a cenar, que no se piense que es el único que ha hecho una inversión…

40# Hombre tenías que ser!

Yo no soy una conductora especialmente buena, de hecho me costó bastante esfuerzo conseguir mi carnet de conducir y mi profesor de autoescuela (que era un hombre de mucho tacto como veréis) me llegó a decir en una ocasión que “se notaba que no había nacido para eso”; pero eso no significa que no me esfuerce por conducir procurando no sólo cumplir las normas, sino facilitar la circulación. Y además me consta que hay muchas mujeres que sí son conductoras ejemplares y muy habilidosas.

Por eso me molesta sobremanera que todavía hoy, si bien no se escucha tanto la frasecita de marras, todavía se den los tópicos sobre la mujer. Sobre todo teniendo en cuenta lo sumamente mal que conducen muchos hombres: están los “arrimacebolletas” que no pueden esperar a que te apartes para adelantar, por lo que se te acercan a tope ignorando la distancia de seguridad y que si les valiera te pasaban por encima con un tanque; también están los “abonados al carril central”, que se acoplan allí y les da igual lo que pase a su alrededor porque ellos no se mueven; los “doblefilistas de la barra fija” y que si encima pitas se cabrean porque les pillas con Higuain a punto de sacar una falta…; los “charlamóviles“, que no se cortan un pelo, vamos; si lo único que no hacen los tíos es maquillarse en los semáforos!!!

To be continued…

A tí ¿qué es lo que de verdad te saca de quicio y te pone a parir?

ENTRADAS RELACIONADAS

50 Cosas que (más) me sacan de quicio (Vol. 1)

Anuncios

6 Responses to 50 cosas que (más) me sacan de quicio (Vol.2: Cosas de chicas)

  1. martaaa says:

    muuu buenoo… historias k solo nosotras podremos reconocer!! un besotee wapaaa

  2. MONIDALA says:

    Gracias nena! A ver cuando nos vemos, que seguro que tienes que tener un montón de buenas anécdotas de zapatos que contar… Besos

  3. Sonix says:

    Jajaja, me ha encantado, me has hecho reír con esta entrada… lo de las compras, los probadores, las tallas y lo mucho que ocupa en el baño ser mujer me han llegado al alma!! Tengo que leer más entradas de estas que tengo atrasadas de leer, y espero más entregas de las cosas que te fastidian… por favor!!Por cierto, odio especialmente a los hombres con coches de gama alta tipo Mercedes, Audio, BMW, siempre conducen como el culo y como amedrentando al personal, ¡ni idea de por qué!Un beso!

  4. MONIDALA says:

    Me alegro de que te haya hecho gracia. Es tan duro ser mujer… ;pSí, tengo que continuar porque he de llegar hasta las 50 cosas que más rabia me dan, aunque este tipo de entradas las escribo mejor con el SPM.Supongo que si te has gastado en el coche lo que cuesta medio piso te crees con derecho a avasallar a los "tontos" que no consideran su vehículo como una extensión de su pene.

  5. Sonix says:

    Cuánta razón, tiene que ser por eso. Están en un semáforo por ejemplo, o intentando meterse en tu carril, y tienen que meter el morro por cojones ¡alguna ventaja tiene que tener su coche caro! xD

  6. Jo says:

    las mujeres las culpables de todo las vilipendeadas las que no deben tener excusa aunque tenga cólico las perfectas las que no deben tener mal aliño sino lucir siempre aunque en el sueño el ceño se haya fruncido!jooodeerlas mujeres sufrimos por puros adjetivos y malas percepciones y prejuicios:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: