Pelis de culto personal y familiar (II)

“El club de los cinco (The Breakfast Club)”, 1985

Escucha el temazo de Simple Minds para disfrutar del post en todo su esplendor.

Acabo de revisitar (los cinéfilos no volvemos a ver las películas sino que las revisitamos, somo así de pedantes…) esta peli de culto adolescente en este el año de su vigésimo quinto aniversario. No sé deciros si está pasada de moda o sigue vigente: a mí me sigue gustando y no puedo ser demasiado objetiva…


La historia tiene lugar durante un castigo y cuenta como cinco alumnos, a priori totalmente diferentes al pertenecer a 5 categorías de la variada fauna estudiantil (la popular, el empollón, el deportista, el gamberro y la inadaptada), acaban por darse cuenta que tienen los mismos problemas: básicamente sus padres. Es muy adolescente (y ley de vida) echarle la culpa de todo a tus padres, algo que se puede explotar hasta que se cumplen los 30, a partir de ahí, cada uno a cargar con su culpa).
Supongo que al verla por primera vez a la edad que se supone que tienen los protagonistas (que es mucho suponer) hace que te identifiques con estos personajes y te entusiasmes con sus peripecias tratando de revelarse contra la autoridad.

El Director Vernon como sosias del también sufrido Skinner.

La frase: “Todos somos unos depravados, lo que pasa es que algunos disimulamos mejor que otros”.

El caso es que esta comedia en realidad intrascendente ha pasado a la historia y forma ya parte de la cultura pop (yo me enteré por un artículo de Mariló García- y aprovecho para recomendar fervientemente su blog http://yonomeaburro.blogspot.com/ -en la Cinemanía de Mayo, y he encontrado algunas cosillas más para ampliar el tema).

Ya en 1986, los cachondos de “La matanza de Texas 2” parodiaron el cartel:


Y hace un par de años, lo volvieron a hacer con otra peli:


El temita del “desayuno” daba pie a este tipo de bromas:

Este rapero también forjó su tierna pubertad a golpe de pelis teen en los ochenta:


Ni siquiera el mundo del comic se ha olvidado de la película:

Y los fans de la serie odian este anuncio, pero la versión de New Found Glory del tema de Simple Minds no está mal, ¿no?

Hasta he encontrado un jueguecillo en flash en plan aventura en el que manejas a Bender:

Otros ejemplos de que “The Breakfast Club” no está ni mucho menos olvidada:

Por Michael Rosenthal


Del Betablog de Brandrepublic

De la Galería de Etchasketchist

Por Jay Ryan

Por Madaboutmovies

ENTRADAS RELACIONADAS

Pelis de culto personal y familiar (I)