True Blood? True Bluff!!

true_blood_ver3

No sabéis la rabia que me da tener que decir que los dos primeros capítulos de la serie “True Blood” me han decepcionado totalmente.

He tardado mucho tiempo en hincarle el diente a este enésimo acercamiento al mundo vampiril que tanto me atrae, precisamente porque quería poder verla (y creía yo, disfrutarla) desde el primer capítulo y en su versión original, debido al buen feedback recibido de ella por parte de gente “de buen criterio”. Pues bien, cada vez me queda más claro que las opiniones ajenas me son poco útiles y que no hay nada como el empirismo en el campo de la crítica.

Y eso que el comienzo de la nueva creación de Alan Ball es de lo más prometedor: la primera secuencia tiene su gracia, y la cabecera es fantástica con unas imágenes que evocan el decadente sur de los ‘60 y una música soberbia e inquietante que parecen presagiar la antesala del infierno.

Pero en cuanto acaban los créditos empiezan los despropósitos:

La protagonista, Sookie Stackhouse, es una camarera white trash telépata(na) con la linda carita de Anna Paquin. Pero ¿qué coño le ha pasado a esta chica que parece que está involucionando como actriz? De niña prodigo en “El Piano”, que le llevó a ganar un Óscar con 11 años (vale, es verdad que eso ya no significa nada, pero…) a prodigiosa X-Woman, siempre me había parecido que improntaba a sus personajes de “un algo más”, de una madurez con un trasfondo similar al que destilaba la propia Natalie Portman… Aquí no. Aquí sólo parece lerda hasta cuando se la supone interesantísima debido a su “habilidad”.

Tiene un hermanito, Jason, interpretado por un tal Ryan Kwanten (un australiano criado a los pechos de la telenovela, mira como la Kylie…) al que hay que reconocerle un cuerpo de escándalo (los guionistas también se han debido de dar cuenta porque rara es la secuencia en la que aparece con algo de ropa encima…). El hermano de marras es otro oligofrénico de no te menees y más obseso sexual que Pajares.

trueblood1 Hay que reconocer que su publicidad es muy chula!!

Luego está la “amigaparasiempre”, Tara (con la cara de una actriz llamada Rutina Wesley, que manda huevos…), que es un cliché con patas: es la típica negra con muy mala leche que habla cabeceando como una gallina clueca y que se supone va dando a los tíos un cortes que los vuelve transexuales, pero a mí lo que me provoca es un aburrimiento mortífero y cada vez que sale en pantalla me entran unas ganas irreprimibles de leerme algún libro de Sánchez Dragó, cómo será la cosa… Para ser más patética, la negra está enamorada del hermanísimo, que parece no percatarse de que la moza está también de toma pan y moja (estos acaban pegándole, y sino al tiempo…).

Como los hermanos Simplones son huerfanitos (los padres seguro que no murieron, sino que pusieron tierra de por medio al descubrir el estrepitoso fracaso de su herencia genética), viven con su abuela, una vieja chocha que parece que se acaba de caer de la última nave espacial que la abdujo, porque tiene toda la pinta de ser titular del Abono Tercera Edad de Ovnis de la zona B3…

Hay algún personaje principal más (en los dos capítulos que he visto todavía no ha salido Alexander Skarsgard, al que conozco por “Paparazzi” y que estoy deseando ver en acción), pero tan anodinos y estereotipados o directamente absurdos que no hay por donde cogerlos (lo del cocinero gay taleguero no lo voy a comentar, que se me enciende la sangre…)

Este elenco de personas tan apasionante y atractivo tienen su hábitat natural en Luisiana, pero no en una Luisiana cualquiera con su rollito cajún y su vudú y tal, no, en la Luisiana en la que los vampiros acaban de salir del armario e intentan integrarse en la sociedad a base de chutes de sangre sintética, mientras que la propia sangre vampírica se ha conviertido en droga de culto por sus propiedades, digamos, “vigorizantes”.

Hasta aquí todo es muy aburrido, pero por lo menos tiene una ligera originalidad y coherencia. Hete aquí que aparece el vampiro protagonista, un sieso llamado Bill Compton (el actor inglés Stephen Moyer, a la sazón, legítimo de la Paquin) que además es un escarnio para los de su clase porque desde el primer momento cae de la forma más tonta en las garras de dos malotes (de esos que cantan por soleares) y le tiene que salvar la camarera emulando a Pícara en una escena que es de vergüenza ajena.

trueblood2_2“ More pathetic TV moment ever”

El guión todo parece estar escrito en un “rato tonto” y no me extraña nada leer que la creación de la serie coincidió con la huelga de guionistas de Hollywood, porque la gente que pergeñó este engendro tenía que estar muy descontenta con su sueldo o algo de eso…

Como el vampiro sieso sólo tiene como 150 años (y ha vivido hasta la Guerra Civil americana), no ha caído en que los malos malísimos se van a vengar de la camarera lerda (ella no lo ve venir porque ya hemos dicho que es muy, pero que muy lerda), así que la apalizan pero a base de bien y el lumbrera ha de salvarla con su propia sangre (pero la pánfila no se convierte, sólo se intensifican sus sentidos y su líbido; no, si a todos los tontos les da por lo mismo…)

A partir de ese momento, se establece un vínculo entre ellos, aunque yo lo que creo es que van los dos muy calientes (ella es virgen, porque su habilidad telepática le ha provocado unas taras emocionales tremendas, además de darse cuenta enseguida de que todos los tíos van a lo que van –cosa que todas sabemos, pero nos podemos hacer las tontas si nos conviene- y él…, él no sé que excusa tendrá pero con lo soso que es, pues cualquier cosa es posible).

“True Blood” está basada en la serie de novelas de Charlaine Harris, “The Southern Vampire Mysteries”, publicadas por primera vez en 2001. Como no las he leído, no sé si el aburrimiento procede ya de la versión literaria o lo ha añadido Alan Ball (no en vano es autor de la también soporífera, pretenciosa y sobrestimada “A dos metros bajo tierra”, que es como los documentales de la 2, que todos decimos que la veíamos y nos encantaba, pero que nos quedábamos sobaos a los 10 minutos porque había capítulos en los que el tiempo se ralentizaba hasta casi detenerse; sí que le reconozco el mérito de escribir “American Beauty”, que me parece una de las grandes películas americanas, que ya es decir).

images -“Pero tío, ¿qué rollo es este?”

-“Tú calla que ya queda menos para que acabe… Por cierto, ¿tú no eres Dexter?”

Tampoco sé si ya estaba toda la trama amorosa y todo ese rollo de que la tía lea la mente de todo el mundo pero que no pueda hacerlo con los vampiros, que es algo que es muy parecido en la saga Crepúsculo (que curiosamente es como el “Gran Hermano”, que todos dicen que no lo ven y que es espantoso, pero después no se lo pierde nadie, aunque sólo sea para criticarlo, lo que me parece de un snobismo pedante que ya no engaña a nadie…).

La historia del bello Cullen y la bestia Bella puede ser muy moñas y romanticona, pero al menos no se esconde tras un disfraz de porno softcore (sólo un poquito de “heavy peating aquí y allá para mantener la tensión sexual no resuelta) y sangre en bote sensacionalista…

Y, por cierto, si al sieso Compton le cogen los Vulturis por banda lo hacen tiras.

[No me apetece mucho, pero es probable que continúe viendo la serie, aunque sólo sea porque hice al Hombre Tecnológico localizarla. Si cambio de idea sobre el True Sopor que me provoca, seréis los primeros en saberlo.]

Anuncios

13 Responses to True Blood? True Bluff!!

  1. Tani says:

    Moni, yo es que estoy amargada a un nivel increible, pero siempre le encuentro problemas a las series, me terminan decepcionando. Yo sólo vi un capítulo de True Blood y la primera mitad me agradadó, pero al final el balance fue que no quería perder horas de mi vida viendo una serie regular, tirando a malona :PMuaaack, amiga

  2. caotico_jq says:

    Me acabas de dejar muerto y enterrado con lo que has dicho sobre "A dos metros bajo tierra" (no sólo es mi serie favorita con creces, sino que la he visto entera dos veces… y alguna temporada en concreto, hasta tres). De todos modos, está claro que no todos podemos tener los mismos gustos. Aunque también te digo que viendo sólo diez minutos por capítulo, raramente se puede nadie enganchar ni cogerle cariño a nada. xDDDDDEn cuanto a "True Blood", me pasó un poco lo mismo que a ti, también me dio la sensación de que se había escrito en un rato tonto… y eso que yo vi casi entera la primera temporada, pero vamos, ni me molesté en seguir con las demás. No me parece un engendro, pero sí bastante floja. Otra que tal baila, a este respecto, es "Glee".

  3. MONIDALA says:

    No Tani, no te eches la culpa (o es que a lo mejor yo estoy amargada también, quíen sabe…), que los de las cadenas nos intentan colar cada cosa a base de marketing… Bueno, esta serie tiene mucho público, que yo lo respeto, pero sí, es tirando a malona pero con ganas….Besazo

  4. Muffy says:

    Yo, dentro de mi mundo, me da la sensación que a estas series les pasa como al videojuego "HALO". "Hype" a muerte.

  5. MONIDALA says:

    Jajajaja, lo de "enterrado" nunca mejor dicho CAOTICO (si es que no das puntadas sin hilo tú)… Uy, es que la ponían muy tarde (aunque con Doctor en Alaska nunca me dormía), y con esos silencios y esas gravedades… (me pasa como con la escena de la bolsa de plástico de American Beauty, que según te pille de ánimo te puede parecer sublime y conmovedora o totalmente ridícula…)La palabra "engendro" igual la estoy usando tanto últimamente que está perdiendo su sentido, lo reconozco. Glee no la he visto, pero igual un día me animo y a ver qué pasa (desde que acabó Lost sigo huérfana y no encuentro refugio en la tele).Saludos

  6. sonia says:

    Yo vi el otro día por curiosidad y aburrimiento (que es mucho) el primer capítulo y ni lo terminé y un cacho del segundo. No me gustó (a parte que a mí las cosas estas de vampiros no me molan). La tía es muy rara, es de esa clase de personas a las que te dan ganas de soltarles una yoya porque parece que no arrancan. Y el tío pues tampoco me gustó. Qué poca sangre tienen!!! XDQuizá la serie esté bien, pero yo no la veré. Prefiero ver a Sheldon Cooper en The Big Bang Theory, que aunque me ataca los nervios por lo cansino que es al menos me echo unas risas.

  7. Muffy says:

    Lo dicho ya quisiera "True Blood" parecerse a "Tu Blog". Y a 2 metros no. A 20 bajo tierra metía yo a los guionistas de estas series.Estos vampiros del siglo XXI son unos capullos. Ni dan miedo ni nada. Son guaperas que parecen estar anunciando "Martini". ¿Dónde ha quedado aquel Max Schreck? Y no, no es el ogro verde en el que algunos pensareis me refiero al “Nosferatu” de 1929. Sin maquillaje ni nada y acojonaba el triple!!!Encima no tienen ni media ostia pero si en la serie que nos ocupa le "dan un disgusto" dos medio "yonkis" que los suelto en mi barrio y se descojona la "muchachada" de ellos!!! En fin vamos a dejarlo y te invito Monidala a tratar el tema de los vampiros del siglo XXI más en profundidad. ¡Ay! Donde han quedado aquellas ristras de ajos que tanto atemorizaban a, nada más y nada menos, Béla Lugosi…By the way, que pierdo el foco… The IT Crowd rules!!!!

  8. MONIDALA says:

    Totalmente de acuerdo, Sonia, la lerda y el sieso, vaya par de sinsangres!!! Yo hasta me alegré de cómo le daban la paliza, no te digo más…Me parto con Sheldon Cooper!! Sólo he visto unos cuantos capítulos sueltos pero me tengo que hacer con la serie en versión original que nos ha dicho que está mucho mejor…

  9. MONIDALA says:

    Vaya MUFFY, te has despachado a gusto… jejeje Tienes razón, hay que hacer una recopilación de grandes vampiros de la historia!!! Nosferatu sí que daba miedo, sí, pero yo creo que algo de maquillaje llevaba, eh? :)Estos vampiros de True Blood dan menos miedo que CondemorrrrrrrrrrrrrrrrSobre IT Crowd (by the way, IT es "Information Technology" jejejeje) también tengo que preparar un post porque es insuperable!!!Smuack!!

  10. caotico_jq says:

    Jeje… gracias, ya me dirás si te gusta. ¡Y anímate a comprar alguno de mis libros! (Por publicidad, que no quede).

  11. Jesús says:

    Los primero capítulos fuero tediosos, pero resistí, y ya he terminado la tercera temporada, superando la segunda que fue bastante floja.. No se lo que tiene la serie, pero te hace continuar.. En mi caso, creo que es Erick, nada tangible, lo se.. pero es taaaaan guapo !!! y que soy un facilón, no lo niego… XDDe todas maneras Moni, ya hablaremos de Series, porque es lo único que me concedo en esta vida ( soy un Yonky te aviso.. ) la tele ni la enciendo, salvo para ver temporadas completas a la vez de las muchas y muchas series que hay y que a veces superan con creces a la creatividad cinematográfica..

  12. MONIDALA says:

    Ah, sí, Erick va a ser Aleksander Skargard, que todavía no le he visto en acción… ¿A qué me voy a tener que tragar más capítulos?Sí, sí, del tema series hay que hablar en serio. Totally agree con lo de que superan al cine que se hace hoy día (pero eso tampoco es que tenga mucho mérito).

  13. MONIDALA says:

    CAÓTICO, pienso comprarlo… y hasta leerlo! jajaja y después puede que hasta comentarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: