Black Books: Serie imprescindible

Black Books

Antes de comentaros esta estupenda sitcom británica con la que llevo “amenazando” desde tiempos inmemoriales (bueno, es que tengo desactivada la memoria a largo plazo, se vive mejor así…) quería echarle un vistazo de nuevo a los primeros capítulos: he pasado una velada fabulosa (es por expresiones como esta que luego me llaman cursi, pero I am what I am…) y me ha sorprendido volver a reírme con sus disparatados chistes a pesar de no ser nuevos para mí.

Bernard L. Black (interpretado por Dylan Moran, creador de la serie junto con Graham Linehan y al que quizá recordaréis por “Shaun of the Dead”) es el irlandés dueño de una librería en Londres en la que en el cartel de la puerta pone “Closed” por los dos lados. Esto ya os dirá algo sobre este extravagante personaje y sus pocas ganas de vender libros. Fumador empedernido; compulsivo bebedor de vino; hostil, borde y grosero; con unos hábitos de higiene, cuando menos, sospechosos; vestido con lo que parecen los descartes del fondo de armario de Tim Burton; y con serios problemas para relacionarse con las mujeres. Vamos, un desastre total y, sin embargo, extrañamente atractivo (no, en serio, yo tengo buen gusto para los hombres, hacedme caso…).

Bernard Black

¿No os parece un híbrido entre John Cusack y Jarvis Cocker?

Bernard tiene una amiga (y fiel compañera de fumeteos y bebicidios así como de confesiones varias), Fran Katzenjammer (Tamsin Greig), que regenta una tienda de regalos/objetos de decoración totalmente llena de chismes inútiles y new age supuestamente modernos, y que es una neurótica total con una vida amorosa patética pero que es muy divertida.

Fran

Si Sharleen Spiteri y Antonia dell’Atte entraran juntas en una telecabina de “La Mosca”, saldría esto.

El tercero en discordia (aunque en este caso es todo lo contrario) es Manny Bianco (Bill Bailey), el empleado de Bernard. En el primer episodio aparece en la librería como un contable muy estresado que necesita comprar una copia de “The Little Book of Calm” y, en plena vorágine laboral se lo traga y desde entonces se convierte en una especie de gurú de la paz mental. A pesar de sus reticencias iniciales (es imperdonable que en su día de prueba Manny venda libros!), le acaba contratando y compartiendo la impresentable vivienda de la trastienda de la librería. Manny es todo lo opuesto a Bernard: amable, animoso, un buen vendedor y con unos talentos absolutamente sorprendentes.

Manny Bianco

Es casi la una y media de la madrugada: ¡Buscaos vosotros los parecidos!

Ahora, lo que más me ha gustado de esta revisión es que en el primer capítulo nos encontramos al Doctor Watson de la serie “Sherlock” (Martin Freeman, que por cierto, también aparece en “Shaun of the Dead”, al final la voy a tener que volver a ver…) ¡haciendo de médico! “Doctor, necesito que me haga un chequeo completo porque estoy muy malita…” Uf, me voy a ir a acostar pero ya!

Pero antes os dejo un ejemplo del tipo de humor de la serie y os recomiendo especialmente el tercer episodio de la primera temporada.

Rich Guy: Those books. How much?
Bernard: Hmmm?
Rich Guy: Those books. The leather-bound ones.
Bernard: Yes, Dickens, the Collected Works of Charles Dickens.
Rich Guy: Are they real leather?
Bernard: They’re real Dickens.
Rich Guy: I have to know if they’re real leather because they have to go with the sofa.
[Bernard looks confused]
Rich Guy: Everything else in my house is real. I’ll give you two hundred for them.
Bernard: Two hundred what?
Rich Guy: Two hundred pounds.
Bernard: Are they leather-bound pounds?
Rich Guy: No.
Bernard: Sorry. I need leather bound pounds to go with my wallet. Next.

blackbooks

“Black Books” se emitió en Channel 4 entre 2000 y 2004.