Llegó el destape!

pin up scale

El viernes por la noche caí en que había llegado la primavera. No porque lo diga El Corte Inglés, sino porque los hombres ya están cardiacos. Iba en el metro y me daba cuenta de que los pobres, que ya están empezando a ver chicha, no saben dónde mirar, llevan los ojos fuera de las órbitas y caras de: “Por Dios, ¿por qué nos hacéis esto?”. Esto es sólo al principio, chicos, luego os acostumbráis y ya podemos ir desnudas que ni os alteráis…

El caso es que todo esto implica que comienza la Operación Bikini y yo en plena crisis de pánico por el deterioro físico! Pues un 50% por esto, un 50% por hacer algo diferente que me obligue a salir de casa y a compartir tiempo con otros congéneres, como que me acabo de apuntar a un gimnasio. A ver qué sale de esto que estas cosas las carga el diablo…

El caso es que yo siempre he hecho ejercicio por mi cuenta y hace ya un tiempo que me lo estoy tomando en serio, que el otro día sin ir más lejos fui a repostar y sólo necesité una mano para apretar la pistola de la manguera y de lo más relajada, oye, y no como antes oprimiendo esforzadamente con las dos manos y mirando fijamente el contador para, con mis superpoderes, hacer que el depósito se llene más rápido porque estoy a punto de desfallecer (ostras, es que son 60 litros…). Sí, amigos, yo es que siempre he sido muy moñas, pero ya os digo que me estoy poniendo cachas. Todo será que me dé por repartir hostias, que ganas de eso nunca me ha faltado.

Lo malo que tiene esto del gimnasio (porque lo bueno ya sé que va a ser: que fijo que me va dar para unos posts de lo más suculentos…) es que a la que te descuidas vas y te pones buenorra. Creeréis que eso no puede ser negativo, pero ya os digo yo que sí. Yo sólo he estado buena una vez en mi vida: en el verano de 2003 que me leí la bibliografía completa de Marian Keyes mientras pedaleaba en la bici estática. Y debe de ser que aquello me aumentó el coeficiente intelectual, porque sino no se explica que muchos tíos con los que hablaba me acababan diciendo lo “lista” que era. Y yo me quedaba pensando “¿no querrás decir culo?, porque ahí donde miras no está el cerebro precisamente…”

Marian Keyes

“Hola, soy Marian Keyes y mis novelas no solo entretienen, sino que además te ponen el trasero como el de una cheerleader de los Lakers.”

A lo que voy es que, aunque es cierto que existe cierta sensación de poder en estar buena (de poder tirarte a quien te plazca, claro…), la cosa tiene unas desventajas que te complican la vida a la que te descuidas. A mí me dio por bajarme a un parque cercano a tomar el sol (en pantalón corto y camiseta de tirantes, no os creáis que hacía top less ni nada de eso) y estaba allí una tarde sentadita en un banco con mi librito cuando veo pasar un chico en bicicleta (no podría identificarle en una rueda de reconocimiento pero apuesto a que no tendría más de 20 años…) y cuando estaba a unos 20 metros el tío se baja de la bici y la deja tirada en el suelo y se arrima a un arbusto. Yo pensé que estaba haciendo pis (“mira, tan joven y con problemas de próstata, porque sino ¿esa urgencia como te la explicas?”), pero cuando al cabo de un rato vi que el muchacho seguía allí, sacudiéndose esa última gotilla que no terminaba de caer, empecé a sospechar que no era la vejiga precisamente lo que estaba aliviando…

No era la primera vez que me topaba con un exhibicionista de estos,(que una vez mi amiga Andy (McDowell), que es fina pero cuando quiere puede ser muy chunga, puso al orden a uno que nos cruzamos y que, la verdad, se quedó en nada el pobre…) pero aquella tarde en el preciso momento en que me percaté de lo que estaba pasando sentí auténtico y genuino pánico. Me duró poco porque por suerte apareció un grupo de chavales y yo me dirigí hacia ellos sin querer ni mirar a la Mano del Rey, así que no sé en qué quedó la cosa…

Andy McDowell

“Ahí donde la veis, toda dulzura, es el azote de los degeneraos.”

Lo peor del caso es que por la tarde se lo estaba contando a un amigo escandalizada, más que nada porque me parecía tremendo que un chico tan joven sufriera semejante falta de autocontrol (por Dios bendito…), y va el tío y me dice: “Normal, es que estás muy buena.” Vivir para ver.

El año siguiente, que ya no estaba yo tan buena, donde va a parar… (aunque la que tuvo, retuvo ;p), y que ya se me había medio olvidado el incidente, se me ocurrió volver a ese parque a correr. De nuevo estaba yo sola en mitad de ese idílico paraje rodeada de pinos cuando oigo las pisadas de otro corredor que se acerca por detrás, veo como me adelanta un chico joven corriente (jo, nunca mejor dicho…) y moliente y cuando ya está a unos 10 metros el tío se para, se da la vuelta, se saca el tema y se pone a lo suyo. Esta vez ya tuve más sangre fría: tal cual y sin perder mi pose de digna corredora me di media vuelta y me esfumé por el primer camino que encontré. No sé si sería el mismo elemento u otro, pero yo desde luego no he vuelto por ese parque a comprobarlo.

El caso es que ahora mismo ya no tengo tan claro si lo peligroso es estar buena o estar sola, aunque sea en pleno día, en un lugar solitario a merced de cualquier esclavo de sus impulsos… A mí de todas formas esto no me va a disuadir de ir al gimnasio y ya os contaré como evoluciona la cosa, porque tengo la pretensión de hacerme con un six pack de esos que pegan con todo y que son el complemento ideal para la próxima temporada. Ya os lo enseñaré…

Anuncios

8 Responses to Llegó el destape!

  1. Isbela says:

    Madre mia como me he reído con la escena de los 60 litros jajaja, ke eso de ponerse en forma parece ke traiga más placeres de los previstos. Cuidadin con la cinta de correr ke en el gym pueden salir historias más desgarradoras. Tú blog tambien se va a poner en forma!

  2. Celu says:

    Vaya historias que me traes, ya que estamos comentando sobre exhibicionistas, una amiga mía cuando estaba esperando el autobus conmigo, también tuvo un problema con uno, pero esto fue en medio de mi ciudad en una parada del bus, el tío se había quitado el forro del bolsillo para poder disimular, hay gente pa' to.Un saludo.

  3. sonia says:

    Jajajajaja, desde luego tú y los parques tenéis un problema muy gordo.El gimnasio es muy entretenido, que te encuentras a cada un@ por ahí… ay, qué ganas de volver!! Voy a tener que leerme a la Marian Keyes esa a ver si se me pone el culo preto, eso o irme a Toledo a subir y bajar cuestas como una desgraciada.Algún día debería enseñar a hablar a mis tetas, porque doy con algunos especímenes que se deben pensar que tengo la cara ahí. El día que hablen se van a cagar xDD

  4. alcorze says:

    jajajaja, lo que me he podido reir con tu entrada, madre mía qué parques tenéis por ese pueblo oe qué corredores más rarosPor cierto que yo algo he leído de Marian Keys y Lisa Jewell y más inteligente no me puse (ni menos afortunadamente) pero el cutis y la sonrisa como que se me arreglaron, habrá que leer algo más de esa mozaTu amiga Andie ha sido siempre de armas tomar, yo me la quise echar de novia pero me dijo que no con toda elegancia y firmeza, ni la mismísima reina Margot me habría mandado por ahí con más estilo

  5. Jo says:

    Bueno pero que será. a mi a veces me dan unas ganas de andar enseñando pero luego volteo y digo qu eni edad tengo! jajaseguro que cuando tenga incontinencia querre no contenere las ganas y no hablo de pis ajajaja

  6. Monidala says:

    jajaja ISBELA, tú comentario sobre la cinta andadora era una premonición!!Está bien que nos pongas sobre aviso, CELU, de esos guarros del forro del pantalón: estaré alerta! un besoY yo que no me fijé en tus lolas, SONIA?? Pues eso hay que arreglarlo! jajaja Un beso, mi niña!Ya, AL, alucino con uno que va a hacer jogging (o lo que surja!). Los libros de esas señoras es que son divertidísimos. Yo me tengo que conseguir alguno que ultimamente estoy tristona y aburrida… Muy fuerte me parece lo tuyo con Andie, pero vamos, que la que no te haya gustao a ti, maño… XDjajajaj JO, para enseñar no hay edad. Yo este verano me he propuesto enseñar la barriga y por estas que son cruces que lo hago (si me apedrean por la calle ya será otro cantar…)

  7. Angelillo says:

    ¡Qué deportistas! Ahora se comprende cuando salen de casa y dicen "me voy a correr", sin duda, se van a correr.Mira que voy a correr por el barrio, pero nunca he visto guarretes tocándose (ni falta que hace, claro, que si se tocan conmigo ya la cosa sería fea fea, jajaja), lo más que he visto es abueletes que no pueden con su vejiga y mean por los chopos. Si lo mejor es ir a los parques con spray de pimienta, para salpimentar a los corredores salidos.

  8. Monidala says:

    jajjaa ya te digo que si se van a correr, pero cueste lo que cueste!! en el barrio no fue, fue cuando vivía en casa de mis padres en el parque del cerro de la Ciudad 70, ya no vuelvo por allí hasta que no aprenda Taekwondo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: