Nocturna Madness: Kill Zombie! (Zombibi, Martijn Smits y Erwin van den Eshof, 2012): Como si fuera novedad que Amsterdam esté lleno de zombies…

killzombie

Una comedia de muertos vivientes con todos los convencionalismos del género.

Nada nuevo bajo el sol de las pelis de zombies de coña (lo de zombiemedy suena hiper repelente hasta para mí…): un prota inseguro y, a priori poco atractivo (luego no creáis que gana mucho),  pero sensato y buen tío; un colega (en este caso hermano) que es un puto desastre y con el que el prota tiene que cargar desde siempre; una chica decidida y valiente, que además está como un queso; un par de secundarios más muy idos de la olla para poder explotar excesos. Todos ellos involucrados en una trama random de muertos vivientes con más hambre que los pacientes de la Buchinger.

Un equipo inter racial.

Mucho gore aceptable a nivel efectos (esta vez es la sangre es verde, lo que, quieras o no, como que te da un respiro), situaciones mil veces vistas (lo de llegar a una ferretería y escoger armas, a cada cual más ridícula, por ejemplo, es un must de este género, pero hay otros como la típica discusión sobre cómo acabar con los zombies,  la cadena de televisión emitiendo un informativo delirante, el colega transformado al que no te quieres cargar, y, como no, el payaso zombie -este debe de tener hasta su check in en Foursquare-) y cierta socarronería holandesa (muy frikis estos, me parece a mí…) que le da un punto de diferencia con respecto a las típicas americanas (aunque la verdad es que la cosa no pasa de cierta interculturalidad ligeramente exótica al ser los protas marroquís). Por otra parte, continúa en la línea de “Zombieland” de incluir gráficos extradiegéticos (algunos propios de los  videojuegos, directamente).

Matar zombies sí, pero desde el patriotismo.

Se echan a faltar dos cosas para ser la cosa holandesa: por un lado, hay poco sexo, o lo que hay está poco explotado; por otro, aunque la peli tiene lugar en Amsterdam, no aparece ni una de las localizaciones más turísticas. Una pena, porque el Red Light District podría haber dado mucho juego (y sí, estoy pensando en putas zombies, por supuesto…). Sin embargo, a pesar de no ser original ni salirse del tiesto, la peli resulta simpática y entretenida de ver. Hay algún destello de originalidad como el zombie que come zombies y reconozco que el final me sorprendió y me hizo cierta gracia. Me joroba un cabo suelto importante en el guión con un personaje de esos que no vuelven a salir sin que se sepa qué ha sido de él y que siempre le resta redondez al argumento.

“Kill Zombie!” se presenta a competición en el Festival Nocturna, dentro de la sección “Nocturna Madness”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: