Secuencias para la eternidad: Juliette se muere de ganas (Días Extraños, Kathryn Bigelow, 1995)

Algunos no os acordaréis, porque erais unos putos niñatos demasiado jóvenes, pero la segunda mitad de los noventa estuvo muy marcada por el fin de milenio y su promesa de Apocalipsis. En ese extraordinariamente confuso contexto cyber punk, algunos luchábamos con los primeros años de nuestra edad adulta, dejándonos traumatizar y seducir a partes iguales por productos audiovisuales en los que se ponía en duda la realidad de nuestra identidad y de nuestra percepción (lo que viene a ser lo mismo).

La canción entera, aquí.

En esta pequeña joya de la ciencia ficción [producto de la ya extinta relación de Cameron-Bigelow, antes de que se volvieran tan grandilocuentes] y una de mis películas de culto personal (aunque algunas cosas me resultaran previsibles hasta el insulto incluso con 20 años…), Ralph Fiennes era Lenny Nero, un dealer de sensaciones que no consigue olvidar a su ex (de hecho, es el jefe supremo de eso que se llama vivir en el pasado), Faith, la increíble Juliette Lewis, una femme fatal postmoderna que nos deleita con esta deslumbrante versión del temazo de PJ Harvey, mientras el patético protagonista se enamora de ella por enésima vez. Y nosotros, a través de sus ojos.

La perfecta actitud de una diva del rock confrontada con la mirada de un fool in love sin remedio. Y ¿a quién le extraña? Sobre todo si entendemos esa interpretación como una metáfora sobre cómo es esta mujer en la cama…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: