Wishlist FNAC 2012

Inenarrables seres de esta nuestra llamada “creación”:

Este año me apunto a esta bonita promoción de la Fnac según la cual, sólo por el hecho de publicar en tu blog la lista de productos de su catálogo que te encantaría que te echaran los Reyes Magos (o que te regalara Hugh Heffner por cohabitar con él y otras 200 conejitas Playboy en su super mansión), por un valor no superior a 2.012€, entras en un sorteo en el que puedes hacerte con la lista de marras. Todo son ventajas!

Allá vamos con mis peticiones:

1. Samsung HTD7000 Home Cinema 2.1 BluRay 3D SMA

Home Cinema

Vamos a empezar con este fantástico Home Cinema Blue Ray (que la Play es mejor reservarla para su cometido original) que tiene pinta de ser güeno-güeno para poder ver truños de peli con un sonido excelente!

2. Washburn: Guitarra electro-acústica D 10SCE B

guitarra 1

Hace mucho que quiero tener una guitarra acústica para completar la colección y para poder destrozar canciones folk sin que suenen a pasodoble.

3. Asus Eee Pad Transformer TF101G-1B100A Tablet 10,1″ 3G

Tablet

Como los Pickwick no somos unos snobs de Apple, nos pedimos esta tablet que, según el estudio de mercado del Hombre Tecnológico, es la que ofrece mejor relación calidad-precio, amén de su maravillosa compatibilidad.

4. Asus Docking Station para Eee Pad Transformer TF101

Teclado

Para complementar la tablet, este teclado que además le añade varias horas de batería adicionales. Una cosa divina, oigan!

5. Parrot Smart Kit manos libres Bluetooth + soporte de coche

Parrot

Ahora que ya tengo GPS, sólo me faltaba para volverme loca perdia un manos libres de estos para atender llamadas desde el coche…

6. Disney: Guitarra acústica infantil C-AG30

Guitarra 2

El otro día Victoria me dijo que quería aprender a tocar la guitarra. Qué mejor manera de hacerlo que con esta guitarrita de Cars.

7. Cofre Predicador. Edición integral

Predicador

Al Hombre Tecnológico le vamos a regalar este cofre de “Predicador”, un cómic que le tiene últimamente distraidísimo.

8. Pack Perdidos: La colección completa (Formato Blu-Ray) – Exclusiva Fnac

Perdidos

Me hubiera gustado pedirme el super-mega-pack ese que debe de traer un cacho de la escotilla, pero siendo prácticos, abulta un huevo y parte del otro y mi casa está ya overbooking.

9. Pack Sexo en Nueva York (Serie completa) + Porta CD´s – Exclusiva Fnac

sexo

Lo mismo con el super-chuli pack de Sexo en Nueva York que trae hasta un joyero: mira que a eso, además de buscarle un sitio, hay que quitarle el polvo. Así que con este pack más económico y compacto nos apañamos. Y ale, a disfrutar!

10. Mario Kart 7 Nintendo 3DS

Mario

Con lo que sobra, este juegaco para la 3DS que además, lo disfrutamos todos. Mario for ever!!!

Pues nada, se supone que me sobran 3 euros y pico, pero esos ya los dejo por si he calculado mal.

A ver si hay suerte!!!

Anuncios

Una petarda en el Reino del Metal: Concierto de Judas Priest+ Motörhead +Saxon en Madrid (30/07/2011)

Cartel

Ya os podéis imaginar que yo de heavy tengo poco, tirando a nada: vale que en mis años mozos estuve alguna vez en el Barras; que una vez me agarré un amarillo en el Canci que si no llego a potar, la palmo fijo; que en determinada época me han gustado bastante Metallica o AC/DC (aunque en realidad lo que más se ajusta a mi gusto y personalidad son bandas como Aerosmith, Guns N’ Roses y el Bon Jovi ochentil…); pero lo que de verdad me pasado toda la vida es que he tenido, por una parte, una gran curiosidad por determinados géneros musicales aunque a priori no me sedujeran con facilidad y, por otra parte, un jodido imán para acabar relacionándome con metaleros sin remedio (gente auténtica donde los haya, que todo hay que decirlo…)

Total, que una cosa te lleva a la otra y al final acabas pasando seis horas en el Reino del Metal durante un tórrido día veraniego en compañía algunos de los hombres de tu vida: uno de mis primero cicerones por el mundo del hard rock: mi valonqar (o hermano pequeño, para los no iniciados en el alto valyrio); Harvey y Juan Luis, uno de sus mejores amigos (el que fuera bajista y compositor de la mayoría de temas míticos de Obús, auténtica historia viva del rock duro en español); un Jm Rod que, acompañado también de su tío y en su primera incursión en el universo heavy metal puro y duro, parecía fascinado por el ambiente y sorprendido por lo extremo del sonido y que me parece que desde ahora no va a perder ripio); y el Hombre Tecnológico, heavy de nacimiento de aquellos que en los ‘80 llevaban chalecos vaqueros de mangas extirpadas y decoración casera a base Tipex (en su momento me parecía una aberración a la moda pero si lo pienso ahora, como que me pone bastante….).

I was there!

Escalofriante testimonio gráfico de que la Bruja Avería sigue viva y le va el rock, a la muy pájara…

El Reino del Metal se encontraba el sábado en La Cubierta de Leganés, y prueba de ello son las 5.000 personas (sold out!) que allí había dispuestas a darlo todo para demostrar que el rock no ha muerto y que los heavys son gente con memoria a pesar de que su música no cuente con el beneplácito mainstream.

Llegamos al recinto al poco de abrir las puertas y, después de vender una entrada que nos sobraba debido a una baja (sufrimos dos bajas ese día, la del Gran MIG fue una gran putada y espero que haya recuperado sus ojos!!), a las 18:30 estábamos entrando (lo siento, pero saltarnos la cola en los conciertos se ha convertido ya en un ritual y una cuestión de principios…) así que pudimos coger buenos sitios en la grada e ir entonándonos con unos minis (que si lo llegamos a saber, pillamos 50 litros, porque más tarde, la pésima organización del recinto hizo prácticamente imposible hacerse con suministros líquidos).

A las 19:30, con el aforo prácticamente completo y con esa puntualidad que, según Juan Luis que tocó con ellos en su día, caracteriza a los guiris, empezaban los Saxon: me pareció que estaban en buena forma (sin poder comparar con sus mejores momentos ya que desconocía por completo a esta banda), tanto física como musical y que su cantante tenía una voz estupenda y un melenón de no creer, aunque el estilo de estos británicos resulta de lo más tipicón de esos ochenta tan tremendos y ese rollo de serpientes y espadas me parece algo trasnochado, I´m so sorry…

Saxon

Photo by Jm Rod (que es mucho mejor fotógrafo que yo…)

El resto de la audiencia no estaba de acuerdo conmigo, a juzgar por el entusiasmo y las ganas con que respondieron a la actuación de Saxon y a cada uno de los gestos con los que el vocalista demandaba su participación. Además era obvio que todos estaban fresquitos y con ganas de desgañitarse.

[Un inciso: no conseguíamos ponernos de acuerdo sobre la media de edad del lugar porque unos decíamos que en torno a los treinta y otros pensaban que estaba más cerca de los cuarenta. La verdad es que había mucha melena blanca al viento pero también había algún que otro adolescente por ahí bajando la media…]

Después llegaron Motörhead, que como bien dice el Hombre Tecnológico, tienen un estilo por el que ha pasado muchísimo mejor el tiempo, es más, podríamos decir que suenan totalmente actuales con ese trash metal sin concesiones y perpetrado sin adornos ni florituras en la puesta en escena: sólo tres tíos tocando, pero eso sí, a toda hostia… El archifamoso y carismático Lemmy me impactó desde su presentación (a pesar de su voz tremendamente cascada): “We are Motörhead. We play Rock&Roll”. Toda una muestra de humildad y una declaración de intenciones. Impresionante también el batería y ese doble bombo atronando a velocidad increíble.

Tanto me inspiraron Lemmy y su banda que decidí aventurarme a por unas bebidas (como buena hembra recolectora que soy…) y sufrí esa pésima organización que os comentaba: como una hora me tiré por esos mundos de Dios y por desgracia presencié muy de cerca una escena de lo más desagradable cuando uno de los macarras de seguridad se enzarzó con un tío y acabaron llevándoselo en volandas entre varios con ninguna pinta de ir a leerle sus derechos. La violencia en directo es una de las cosas que más me espantan de este mundo, degrada al ser humano…

Por suerte, después también me eché unas buenas risas con la gente que esperaba en la cola del bar a cuento de los 60 pavazos que nos habíamos gastado para estar contemplando a los camareros zombies que había contratado la organización en lugar de estar viendo al mítico inglés y a punto estuvimos de iniciar una rebelión para tomar la barra (aunque pensando en esos bestias de seguridad que se creían The Hell Angels, a mí se me quitaban las ganas).

Menos mal que conseguí volver con mi preciada carga a tiempo de disfrutar del “Ace of Spades” porque era la única canción que conocía XDD…

Por último llegó el plato fuerte de la noche: los ansiados Judas Priest (yo llevaba la vida entera oyendo hablar de las virtudes vocales de Rob Halford y de su extremadamente valerosa salida del armario en un mundo de “hombres de verdad”, así que estaba expectante)…

Y bueno, tengo que decir que la primera parte de su actuación (estuvieron tocando durante más de dos horas) me aburrió bastante. Reconociendo la obvia calidad de los músicos y que Mr. Halford es el hombre con la voz más bonita de la tierra, ya esté hablando (voz profunda y un exquisito acento:siempre he pensado que la voz es uno de los principales atributos que definen a un hombre come il faut, pero a lo mejor es sólo una de mis infantiles perversiones…), cantando o gritando en las octabas más altas. Pero toda esa epicidad grandilocuente de su temas más modernos me llegó a tocar bastante las pelotas (sin tener yo nada de eso).

Es en la puesta en escena donde The Metal God saca todo su viril mariconismo con esos trajes excesivos (le gusta el brilli-brilli más que a la Gaga…) que llevaría hoy día Tino Casal si viviera y tuviera un rendez-vous en La Ostra Azul y esas posturas a lo Rocío Jurado que son de traca. Por lo demás, bastante bien para sus 59 años.

rob-halford

El leatherismo plumífero elevado a su máxima expresión.

La cosa mejoró bastante con la llegada de esos clásicos imperecederos que hasta yo conozco y admiro como “Turbo Lover”, “You’ve Got Another Thing Coming”, “Painkiller”, “Breaking the Law” (que Halford debe de estar hasta los güevos de cantarla porque dejó que la coreara el público sin entonar una nota, pero eso sí, sin parar de animar y de “menearse”) y mi favorita: “Living After Midnight”.

Todo un himno!

En cuanto al show: fuego, luces y láser para dar colorido a la función, aunque nada que no hubiéramos visto ya el día de Axel Rose y su banda. Lo más esperado: el momento Harley para alimentar la leyenda urbana de que una vez se le piró la moto y se cargó a un tío.

El caso es que salimos de allí con buen sabor de boca, sordos perdidos y reventados, como debe de ser tras un concierto de rock!!

Rock