Parecidos razonables: Chandler Muriel Bing

Cuando hice el test de Facebook “¿Qué personaje de Friends eres?” me salió Rachel, es decir, superficial y frívola.

Como os podéis imaginar me lo tomé tan mal como ella cuando Ross hizo la famosa lista (sí, la de “los tobillos gordos y sólo una camarera”) porque, para qué nos vamos a engañar, las críticas no le gustan a nadie, aunque se ajusten a la realidad (¿a quién no le apetece muchas veces hacer algo “superficial y vulgar”?).
Lo que más me molestó no es que me dijeran en mi cara misma que soy menos profunda que el Alberche en sequía, sino que el test no confirmara lo que yo siempre había pensado: que mi alma gemela de Friends es Chandler (pues hija, cómo te pones por eso; pues sí, tampoco es para tanto, la verdad…)
¿Qué en qué me parezco yo a Chandler Bing? En tres cosas fundamentalmente (además de en que nos ponemos fondones entre temporada y temporada y en una ambigüedad sexual TOTALMENTE infundada, claro):
1. En que utilizamos el sentido del humor como mecanismo de defensa.

No lo puedo evitar. En general, si estoy tranquila o me encuentro cómoda, entonces el chascarrillo es mi hábitat natural y como tenga un “público” medianamente receptivo, monto el show y despliego mi vis cómica.
Pero si estoy nerviosa o me encuentro en una situación incómoda, el hacer chistes (casi siempre de los malos!!) se convierte en una necesidad imperiosa (mira, como el caballo de Gil! Uf, se vé que hoy estoy atacá…)
Además soy de estirar mucho la broma, con lo que me pongo en situaciones de lo más desagradables y luego al intentar salir del “jardín” acabo pisando las flores.


Chandler rompiendo el hielo…

2. En que salimos fatal (y cuando digo fatal, en realidad quiero decir de puta pena) en las fotos:

Es que no sé qué pasa, que por mucho que pose, cuando por fin el fotógrafo dispara (que hay que ver lo que tarda alguna gente en hacer una foto, por dios, que se creen Ouka Leele) se me cierran los ojos y pongo cara de chino haciéndose el sueco cuando le estás diciendo que te ha cobrado un arroz tres delicias de más.

Sobre esto, está claro que una imagen vale más que mil palabras:


Lo mío no lo arregla ni Annie Leibovitz….

No me digáis que no es para acordarse de la madre que parió a Robert Capa.

3. En que nadie sabe muy bien a qué nos dedicamos:

La gente me pregunta a qué me dedico y yo contesto: soy Bid Manager. La mayoría asienten mientras dicen: ehhhhhhhhhhhhhhh…………… Si estoy con ganas (o les quiero amargar la tarde) se lo explico, pero casi siempre pongo la misma cara que si hubiera dicho: peluquera. Y es curioso que mucha gente se queda tan ancha, hay que ver, con tal de no reconocer que no tienen ni fucking idea…

Yo también trabajo con Robots….

En resumidas cuentas, si el resultado del test hubiera sido: graciosilla insegura, sin fotogenia pero con un trabajo inexplicable, me hubiera quedado mucho más contenta.

Qué cosas…

Army Wives: Mujeres (y un negro) desesperad@s en la base

Hoy por casualidad he pillado el primer capítulo de una serie nueva en Cosmopolitan. Bueno, no tan nueva ya que en EEUU se está emitiendo desde hace tres temporadas (con gran éxito de audiencia y hasta con un spinoff ya programado) y el verano pasado la pusieron por FDF, aunque desconozco si tuvo repercusión…

Para mí ver el primer episodio de una serie, aunque sea dramática (yo soy más de comedia), es un riesgo enorme de convertirme en adicta así que… me he arrellanado en el sofá y me he entregado con los brazos abiertos, ya que necesito llenar como sea el vacío que me dejó el final de Lost, y estoy un poco facilona

Veredicto:Army wivesno creo que se convierta en la serie por la que dejo a mis amigos plantados en el bar en mitad de una ronda o por la que encierro a mi hija en el baño para que su forma estridente de cantar la canción de los “Osos amorosos” no me impida escuchar los diálogos… [Que conste que esto último está muy feo y no se hace, aunque si eres padre estarás de acuerdo con que podría llegar a ser un gran descanso para nuestras pobres neuronas…].
[A partir de aquí, spoilers a porrillo.]

De qué va: Las protagonistas son las esposas (y un marido) de 5 oficiales del ejército americano que residen en una base militar, y llevan todas unas vidas de lo más aburridas:

  • Roxy es una camarera sobre cuyo pasado sólo sabemos que tiene dos trabajos y dos hijos de dos hombres distintos y que tiene una pinta de “white trash” que tira patrás, aunque eso sí, es muy resuelta e independiente. Se acaba de casar con el Soldado de Primera Trevor LeBlanc después de conocerse y madurar su relación durante el espacio de tiempo razonablemente meditado de 4 días. ¿Qué puede salir mal?

  • Caudia es una pija de Harvard que abandonó el Derecho (no seré yo quien la juzgue) para casarse con Michael, con quien lleva 17 años casada, y que acaba de sufrir una decepción al no haber sido ascendido a Coronel. Es la típica mujer perfecta, con sus trajes sastre impecables, con sus perlas naturales y sus fiestas estiradísimas que con Ferrero Roché serán inolvidables… Pero algo debe de ocultar porque “la mala” de la serie, una viejuna manipuladora, la está investigando y seguro que algo encontrará (ya sabes, esas cosas que se ven por las miradas).

  • Luego está Denis, que también es como super ideal y madre del año de un aspirante a Westpoint joven y estupendo, que le propina unas ostias de lo más estupendas también cada vez que el padre, el Mayor Sherwood, se va de campaña. (Bueno, son cosas que pasan hasta en las mejores familias….)

  • También tenemos a Pamela Moran, que es ex policía y que está a punto de dar a luz unos bebés que no son suyos, más que nada porque a raíz de unas deudas alquiló su vientre a otra pareja para la gestación (todo muy normal como podéis ver…).

  • Mi favorito es Roland un psiquiatra (no, si le va a venir bien poder recetar ansiolíticos…) casado con una Teniente Coronel que acaba de llegar de Afganistán después de dos años y pa‘ mí que no viene muy católica, ya que se va a los bares, se emborracha y se pone en plan Jodie Foster en “Acusados” y luego se lía a mamporros.

El capítulo acaba con el parto clandestino de Pamela sobre la mesa de billar de un bar, asistido por los demás cónyuges de militares que os acabo de describir, y algo me dice que esta experiencia traumática les unirá para siempre en una piña de amistades entrañables. Por cierto, los bebés que nacen son negros.

Puede que te guste si: te gusta “Mujeres desesperadas”.

No creo que te guste si: tienes pene.

La verdad es que nunca me enganché a “Mujeres desesperadas ni a “Cinco hermanos” (a pesar de haberlo intentado alguno de esos veranos en los que se ponen pesaos pesaos); “Anatomía de Grey jamás la pude ver empezar, con lo que no empecé; tuve que dejar de ver “Mujeres de Manhattan cuando la cosa empezó a desvariar más allá de la novela de Candance Bushnell; Cougar Town me pareció demasiado reaccionaria y con Cashmere Maffia ni lo intenté. Lo que quiero decir es que no he seguido una serie orientada al público femenino desde “Sexo en Nueva York“, así que Army Wives lo tiene chungo conmigo, pero si me acuerdo veré el segundo episodio.

La emiten en Cosmopolitan a las 19:00 horas, pero los que no veáis este canal ya sabéis que la podéis disfrutar también en vuestro proveedor de series gratuitas online habitual ; p

LOST: THE END

Estaba claro que era imposible aclarar tantos misterios en dos horas. Que sería, en parte, decepcionante, pero ¿qué esperabais? ¿Acaso creíais que la isla os desvelaría todos sus misterios? No, queridos, la isla se guarda sus cosas, es reservada y así debe ser. Sino ya habríamos puesto un resort en ella y habría excursiones de espeleología para “ver la luz”.

Lo que se nos ha enseñado es una pequeñísima parte de la realidad. Como que al final la isla se decanta por Jack (el Pastor, joder no sé cómo no me dí cuenta antes, pero es lo que pasa cuando prefieres no contaminarte en foros, que se te escapan cosas).

No creo que haga falta explicar nada porque cada uno debe tener su verdad. Pero para mí, lo que pasó, pasó. Es decir, todo lo ocurrido en la isla es tan real como que yo me he levantado a las 06:30 de la mañana de un lunes para acudir a un funeral. Y para decir adiós.

No es la primera vez, ya nos ha pasado antes pero así debe ser. Debemos continuar nuestro camino aunque sepamos que ya no nos aguardarán más misterios, más momentos mágicos, más chistes privados que sólo millones de personas entendemos juntas. Pero esta mañana todos hemos podido llorar juntos la muerte de Jack y hemos podido presenciar esa absurda reunión de ex antiguos alumnos que que de alguna manera nos ha reunido a todos.

La luz, el alma de la isla, no es más que un McGuffin, una excusa que nos ha tenido cinco años anhelando. ¡Pero qué cinco años! Es con eso con lo que me quedo, porque los milagros sólo ocurren en la isla y todo lo que pasa fuera de ella es irreal y no puede alcanzar la redondez perfecta, quizá lo máximo a que podamos aspirar es a la octogonalidad dhármica


Pero llegó la hora, y Locke vuelve a ser Locke; Kate, como la isla, se decanta por Jack; y los guionistas por un místico happy ending que reune a Sawyer y Juliet, que nos devuelve a los koreanos y a Charlie, y a Sayid y… y así hasta no dejar a nadie morir solo. Porque es triste morir solo (y poco cristiano, que parece que por ahí van los tiros entre tanto Jacob, Aaron, etc.).

¿Y ahora qué hay que hacer? Ya nos lo ha dicho Christian. El padre de Jack, el padre de Claire, el padre de todos: to let go. Volver a nuestras vidas tan normales, en las que para tener un flash back sólo has de recordar, y eso no nos lo quita nadie (eso y el dvd para volver a disfrutar las veces que queramos).

Así que poneos a trabajar, freakis, que esta gente se querrá acostar.

Dibujos que molan!

Estar en proceso de cría de un cachorro de humano tiene muchas desventajas. No las voy a enumerar porque os entrarían ganas de ligaros las trompas/haceros la vasectomía, y tampoco es plan… Lo que me gustaría comentar es que no hay mal que por bien no venga, y es que si eres padre puedes ver un montón de dibujos sin sentirte un poco gilipollas.

No es que haya mucho material interesante en el mundo de la animación infantil (aunque si lo comparásemos con lo que teníamos nosotros es Disneylandia) entre tanta moñada de princesas, las paranoias oligofrénicas de Winie the Puh, y las cancioncillas repetitivas de Dora la Exploradora (a veces me entran ganas de acercarme la Black&Decker a la sien y apretar hasta que cese el soniquete); pero hay unas cuantas series que te parecerán graciosas aunque ya hayas superado con creces la edad legal para votar.

Oye, ¿y Perry?

“Phineas y Ferb” son dos chavales muy inquietos e imaginativos, a la par que mañosos, que en cada capítulo se montan un invento alucinante: una montaña rusa, una estación de esquí con una máquina de granizados o un viajecito en el tiempo. Su hermana adolescente tratará de chivarse (¿por qué son siempre las hermanas las chivatas?), pero irremediablemente todo el tinglado desaparece antes de que su madre pueda verlo. Su mascota es Perry el Ornitorinco (un agente doble encubierto que defiende el planeta de su archienemigo, el traumado Dr. Doofenshmirtz) que en cada episodio desaparece en una de sus misiones.


Sus tramas son disparatadas y ágiles y los diálogos son realmente graciosos. Su estilo gráfico, de colores brillantes y formas geométricas, en la línea “Tex Avery”, pretende que los personajes tengan líneas simples que permitan a los niños dibujarlos fácilmente, y que sean identificables por su silueta, justo como le gusta a Matt Groening.

La serie se estrenó mundialmente en 2008 y se emite en Disney Channel.

Cuidado con lo que deseas…

“Los padrinos mágicos” son Cosmo y Wanda y su protegido es el pequeño Timmy Turner, un looser al que ignoran hasta sus desquiciados padres y mangonea su niñera. El pobre realmente necesita mucha ayuda, así que en cada capítulo aprovecha la negligencia de Cosmo como “hado” para pedir los más estúpidos deseos y armar algún estropicio que Wanda tendrá que solucionar.

Todo ello con un ritmo vertiginoso y un humor irreverente. Los gráficos coloridos pero siempre bordeados por una gruesa línea negra recuerdan a otras estupendas series de finales de los noventa como “El laboratorio de Dexter o “Las Supernenas” (los Padrinos empezó a emitirse en en 1998).

Además de la serie, existen varios capítulos alargados que son de lo más apetecibles (¿soy muy freak?). Aquí un ejemplo de lo que se estrenará próximamente:
Por cierto, se emite en Nickelodeon.


¡¿Quén vive en la piña en el fondo del mar?!

“Bob Esponja” es lo más freak que ha parido madre. Con su inseparable/insoportable amigo Patricio, el furibundo Calamardo (que le detesta (y no me extraña porque no sólo trabaja con él en el Crustaceo Crujiente sino que encima es su vecino), el avariento Sr. Cangrejo y Placton, cuya maldad es inversamente proporcional a su tamaño, esta expresiva esponja de irrefrenable entusiasmo y tierna inocencia nos rejuvenece cada vez que nos sumergimos en su entrañable Fondo de Bikini.

Los que no hayáis visto “Bob Esponja: , La Película” y todavía no sabéis lo que es un Goofy Goover…. ¡no sé en qué estáis pensando!

La serie se puede ver en Clan y en Nickelodeon.

Y ahora, a cantar…

Pero antes, cuéntanos cúales son tus dibujos favoritos…

What is fun?? HERE…Let me spell it for you!

F is for Friends who do stuff together.

U is for You and me.

N is for Anywhere and anytime at all.

Down here in the deep blue sea!

F is for Fire that burns down the whole town.

U is for URANIUM…BOMBS!

N is for No survivors when you’re

Plankton! Those things aren’t what fun is all about!Now, do it like this

F is for Friends who do stuff to

Never! That’s completely idiotic!

Here, Let me help you…

F is for friends who do stuff together.

U is for You and me, TRY IT!

N is for Anywhere and anytime at all.

Down here in the deep blue sea!

Wait…I don’t understand …I feel all tingly inside…Should we stop?

No! That’s how you’re supposed to feel!

Well I like it! Lets do it again!

Okay!

F is for Frolic through all the flowers.

U is for Ukelele.

N is for Nose picking, chewing gum, and sand licking.

Here with my best buddy.

(Laughing part)

Down in the deep blue sea.